Sticking to a Fitness Routine: Why Setting Realistic Goals is So Important

Hi Lovies! Under the right circumstances, fitness goals can be powerful motivators. After all, simply having a fitness goal in mind can sometimes be enough to keep you on track with even the most grueling fitness routine. Other times, however, setting a fitness goal for yourself can cause you to later abandon your fitness routine, which unfortunately, will prevent you from reaching your desired level of fitness. So, how can setting a fitness goal cause you to abandon your fitness routine and what can be done to prevent this abandonment from happening in the first place?

Well, to stop yourself from abandoning your fitness routine, be realistic when setting your fitness goals. Sure, it’s always nice to dream big when setting a fitness goal, but such lofty goals are often difficult to attain and can lead to disappointment if they aren’t quickly reached. It’s these feelings of disappointment that often lead to the avoidance of certain fitness activities, effectively preventing you from sticking to your fitness routine.

To increase your chances of success, set smaller fitness goals for yourself to be achieved while working toward an ultimate end goal. Each time you surpass one of these smaller fitness goals, you’ll feel a sense of accomplishment and have a reason to celebrate. By associating positive feelings with your fitness routine instead of negative ones, you’ll have a much better chance of sticking to your routine and ultimately reaching your end fitness goal.

Because sticking to a long term fitness routine can prove challenging, it’s important that you set personal fitness goals to help keep you motivated. The problem with setting motivational goals, however, is that if your goals cannot be reached within a reasonable about of time, they can lead to feelings of disappointment, which in turn can lead to abandoned fitness routines. For this reason, it’s vitally important that you set realistic fitness goals that will promote a sense of accomplishment, as feelings of accomplishment are far more motivating than feelings of disappointment.


¡Hola mis amores! los objetivos que nos imponemos a la hora de entrenar pueden ser poderosamente motivadores. Después de todo, simplemente tener un objetivo de acondicionamiento físico en mente a veces puede ser suficiente para mantenernos en el camino, incluso con la rutina de ejercicio más extenuante. Sin embargo, en otras ocasiones, establecer una meta en corto tiempo para nuestra condición física puede hacer que nos desilusionemos y abandonemos nuestra rutina de ejercicios, lo que, lamentablemente, nos impedirá alcanzar el nivel de condición física deseado. Entonces, ¿cómo puede un objetivo de acondicionamiento físico hacer que abandonemos nuestra rutina de ejercicios y qué se puede hacer para evitar que este abandono ocurra en primer lugar?

Bueno, para evitar abandonar nuestra rutina de ejercicios, debemos ser realistas al establecer nuestros objetivos. Claro, siempre es bueno soñar en grande cuando se establece un objetivo en el área fitness, pero los objetivos elevados a menudo son difíciles de alcanzar y pueden conducir a la decepción si no se alcanzan rápidamente. Son estos sentimientos de desilusión los que por lo general nos llevan a evitar ciertas actividades físicas, lo que nos impide seguir nuestras rutina de ejercicios.

Para aumentar nuestras posibilidades de éxito, debemos establecer metas de entrenamiento más pequeñas mientras trabajamos en el resultado final. Cada vez que superemos uno de estos objetivos de entrenamiento más pequeños, sentiremos una sensación de logro y tendremos un motivo para celebrar. Al asociar los sentimientos positivos con nuestra rutina de ejercicios en lugar de los negativos, tendremos muchas más posibilidades de seguir con nuestra rutina y, finalmente, alcanzar nuestro objetivo final.

Debido a que apegarse a una rutina de ejercicios físicos a largo plazo puede ser un desafío, es importante establecer metas personales para ayudarnos a mantenernos  motivados. Sin embargo, el problema de establecer metas motivacionales es que si sus objetivos no pueden alcanzarse dentro de un tiempo razonable, pueden provocar sentimientos de decepción, lo que a su vez puede llevar a rutinas de ejercicios abandonadas. Por esta razón, es de vital importancia establecer metas de entrenamiento físico que sean realistas y promuevan una sensación de logro, ya que obviamente, los sentimientos de logro son mucho más motivadores que los sentimientos de decepción.

¡Hasta pronto!

Photography:@alexpalmer99

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s